Árboles y setos medianeros

Implicaciones legales. Normativa y regulación del código civil. Distancia de plantación.

LLÁMANOS
EXPLORA

Los árboles. Regulación y normativa

La caída de nuestro árbol, la proyección de su sombra, sus raíces, o sus ramas, pueden alterar una tranquila convivencia con nuestros vecino, especialmente en aquellas zonas residenciales donde coinciden pequeñas zonas verdes contiguas, chalets adosados, pareados, comunidades de propietarios y pequeñas urbanizaciones.

La plantación de árboles próximos al vecino o la distribución de arbustos en forma de seto dispuestos en el limite de nuestra parcela, puede ocasionarnos problemas de diferente índole con los propietarios de las heredades vecinas.

El código civil contiene varias normas relacionadas con los árboles y en este sentido, el derecho privado analiza la regulación de los árboles y los arbustos desde la perspectiva de la posibilidad de causar daño.

Artículos del código civil como el 334.2º, 369, 483, 484, 485, 593, 591, 592, 390, 391 y 1908.3º contienen normas que están relacionados con la reglamentación y ordenación del arbolado urbano y periurbano.

Normas y regulación del código civil sobre el arbolado urbano y periurbano

¿Quién es el propietario y responsable del árbol?

El derecho moderno reconoce en su articulo 334.2º C.c. Que el dueño del árbol, será la persona propietaria de la tierra donde el ejemplar vegete, ya que este será considerado como bien e inmueble mientras este unido a la tierra. Si por algún motivo (viento, lluvias) el árbol fuera arrancado de la tierra y transportado, el articulo 369 C.c recoge la normativa de regulación para dirimir la pertenencia y las responsabilidades.

En el caso que el propietario, tuviera su finca alquilada, podría terminar respondiendo solidariamente. Pero frente al perjudicado, no puede oponerse, pues su condición de propietario le legitima pasivamente para ser demandado.

Explotación y usufructo de árboles, arbustos, viñas y olivos

El aprovechamiento de frutos, maderas y otros valores ecosistemicos producidos por las plantas, son regulados en los artículos 483, 484 y 485 C.c.

Distancia de plantaciones

El artículo 591 y 592 C.c., establece que los árboles que están plantados cerca de los muros utilizados para separar dos propiedades, deben vegetar a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, en su defecto, a la de dos metros de la linde. Si hablamos de setos medianeros, estos podrán plantarse a 50 centímetros de la línea divisoria.

Deberemos ser conscientes, que si este precepto no se cumple, el vecino, tendrá derecho a pedirnos que arranquemos nuestros árboles.

En la mayoría de casos (sentencias), el problema esta causado por raíces que pueden afectar a elementos como tuberías, muros, etc. Y ramas que sobrevuelan el terreno, jardines o patios de la heredad colindante y puede dañar tejados, tendidos eléctricos, etc. También pueden provocar molestias la caída de hojas y restos vegetales. El dueño del suelo donde se introduzcan raíces o ramas, podrá cortarlas y se encontrará amparado por la regulación que existe al respecto, salvo en algunos supuestos como en el caso de especies protegidas.

Setos medianeros

El artículo 593 C.c. regula los arboles dispuestos en forma de seto vivo o medianero, y las barreras de plantas que sirven para marcar o delimitar un terreno de otro.

Recalcar en este supuesto, que aquellos árboles que son utilizados como mojones, no podrán ser arrancados sino de común acuerdo entre los dos colindantes.

tala-de-árbol

Riesgo por caída de árboles

Los artículos 390, 391 C.c. “Cuando algún árbol
corpulento amenace caerse de modo que pueda causar perjuicios a una finca ajena a los transeúntes por una vía pública o particular, el dueño del árbol está obligado a arrancarlo y retirarlo; y si no lo verificare, se hará a su costa por mandato de la Autoridad”.
Consulta como solicitar licencia para talar un árbol en Madrid.

La regulación es en este caso pone limite al derecho de propiedad de carácter publico, porque pretende evitar que se produzcan daños a personas, animales o cosas que pasen por las inmediaciones.

Estos artículos tienen función preventiva, no exije la existencia de un daño, sino solo la de riesgo, hablamos de árboles que amenazan caerse, y en base a esto puede obligar a aplicar medidas de prevención.

Cuando lo que amenaza caerse en una parte del árbol (rama) también puede causarse perjuicio, por este motivo debemos entender que también son de aplicación estos artículos que recogen medidas preventivas. Sin embargo si la rama solo sobrevuela la heredad vecina y no amenaza caerse, el articulo aplicado sera el 592 C.c.

Algunos indicios objetivos que pueden manifestar la caída de árboles mediante dictamen pericial son:

Mal estado del tronco
Falta de raigambre al suelo
inclinación mayor de 45º
Pudriciones graves

apeo-de-árbol
árbol-plantado-linde
cortar-árbol-del-vecino

Obligación por daño causado tras la caída de árboles

El artículo 1.907 y 1.908.3º C.c. Describe e identifica una responsabilidad objetiva después de que el árbol o una parte del árbol ya haya caído. Y recoge la única causa de descargo de responsabilidad, esta seria una causa de fuerza mayor. Los artículos mencionados, no serán de aplicación por ejemplo en el daño que puedan causar las hojas con su caída, obstruyendo desagües o generando resbalones y tropiezos a los transeúntes

El desplome de un árbol que causa daño, desencadena todo un proceso para demostrar la relación de causa efecto. Existe mucha jurisprudencia al respecto con supuestos de diferente naturaleza para dictaminar quien es el culpable y bajo que circunstancias sera responsable.

Por lo general, la caída del árbol sin causa aparente (tormentas, vendavales) implica que este se encontraba en mal estado, pero deberá demostrarse esta relación de causa efecto y acreditar su conexión a través de mecanismos probatorios y medios de prueba validos, hablamos de informes y dictámenes periciales, que podrán ser contradichos por ambas partes.

tala
normativa-árboles

Los árboles. Regulación y normativa

La plantación de árboles próximos al vecino y la distribución de arbustos en forma de setos en el limite de nuestra parcela, puede ocasionarnos problemas de diferente índole con los propietarios de las heredades vecinas.

La caída de nuestro árbol, la proyección de su sombra, sus raíces, o sus ramas, pueden alterar una tranquila convivencia con nuestros vecinos, especialmente en aquellas zonas residenciales donde coinciden pequeñas zonas verdes contiguas, chalets adosados, pareados, comunidades de propietarios y pequeñas urbanizaciones.

El código civil contiene varias normas relacionadas con los árboles y en este sentido, el derecho privado analiza la regulación de los árboles y los arbustos desde la perspectiva de la posibilidad de causar daño.

Artículos del código civil como el 334.2º, 369, 483, 484, 485, 593, 591, 592, 390, 391 y 1908.3º contienen normas que están relacionados con la reglamentación y ordenación del arbolado urbano y periurbano.

tala-de-árbol

Normas y regulación del código civil sobre el arbolado urbano y periurbano

¿Quién es el propietario y responsable del árbol?

El derecho moderno reconoce en su articulo 334.2º C.c. Que el dueño del árbol, será la persona propietaria de la tierra donde el ejemplar vegete, ya que este será considerado como bien e inmueble mientras este unido a la tierra. Si por algún motivo (viento, lluvias) el árbol fuera arrancado de la tierra y transportado, el articulo 369 C.c recoge la normativa de regulación para dirimir la pertenencia y las responsabilidades.

En el caso que el propietario, tuviera su finca alquilada, podría terminar respondiendo solidariamente. Pero frente al perjudicado, no puede oponerse, pues su condición de propietario le legitima pasivamente para ser demandado.

normativa-árboles

Explotación y usufructo de árboles, arbustos, viñas y olivos

El aprovechamiento de frutos, maderas y otros valores ecosistémicos producidos por las plantas, son regulados en los artículos 483, 484 y 485 C.c.

cortar-árbol-del-vecino

Distancia de plantaciones

El artículo 591 y 592 C.c., establece que los árboles que están plantados cerca de los muros utilizados para separar dos propiedades, deben vegetar a la distancia autorizada por las ordenanzas o la costumbre del lugar, en su defecto, a la de dos metros de la linde. Si hablamos de setos medianeros, estos podrán plantarse a 50 centímetros de la línea divisoria.

Deberemos ser conscientes, que si este precepto no se cumple, el vecino, tendrá derecho a pedirnos que arranquemos nuestros árboles.

En la mayoría de casos (sentencias), el problema esta causado por raíces que pueden afectar a elementos como tuberías, muros, etc. Y ramas que sobrevuelan el terreno, jardines o patios de la heredad colindante y puede dañar tejados, tendidos eléctricos, etc. También pueden provocar molestias la caída de hojas y restos vegetales. El dueño del suelo donde se introduzcan raíces o ramas, podrá cortarlas y se encontrará amparado por la regulación que existe al respecto, salvo en algunos supuestos como en el caso de especies protegidas.

Setos medianeros

El artículo 593 regula los arboles dispuestos en forma de seto vivo o medianero, y las barreras de plantas que sirven para marcar o delimitar un terreno de otro.

Recalcar en este supuesto, que aquellos árboles que son utilizados como mojones, no podrán ser arrancados sino de común acuerdo entre los dos colindantes.

Riesgo por caída de árboles

Los artículos 390, 391 C.c. “Cuando algún árbol corpulento amenazare caerse de modo que pueda causar perjuicios a una finca ajena a los transeúntes por una vía pública o particular, el dueño del árbol está obligado a arrancarlo y retirarlo; y si no lo verificare, se hará a su costa por mandato de la Autoridad”. Consulta como solicitar licencia para talar un árbol en Madrid

La regulación es en este caso pone limite al derecho de propiedad de carácter publico, porque pretende evitar que se produzcan daños a personas, animales o cosas que pasen por las inmediaciones.

Estos artículos tienen función preventiva, no exije la existencia de un daño, sino solo la de riesgo, hablamos de árboles que amenazan caerse, y en base a esto puede obligar a aplicar medidas de prevención.

Cuando lo que amenaza caerse en una parte del árbol (rama) también puede causarse perjuicio, por este motivo debemos entender que también son de aplicación estos artículos que recogen medidas preventivas. Sin embargo si la rama solo sobrevuela la heredad vecina y no amenaza caerse, el articulo aplicado sera el 592 C.c..

Algunos indicios objetivos que pueden manifestar la caída de árboles mediante dictamen pericial son:

  • Mal estado del tronco
  • Falta de raigambre al suelo
  • inclinación mayor de 45º
  • Pudriciones graves

Responsabilidad por los daños causados tras la caída de árboles

El artículo 1.907 y 1.908.3º C.c. Describe e identifica una responsabilidad objetiva después de que el árbol o una parte del árbol ya haya caído. Y recoge la única causa de descargo de responsabilidad, esta seria una causa de fuerza mayor. Los artículos mencionados, no serán de aplicación por ejemplo en el daño que puedan causar las hojas con su caída, obstruyendo desagües o generando resbalones y tropiezos a los transeúntes.

El desplome de un árbol que causa daño, desencadena todo un proceso para demostrar la relación de causa efecto. Existe mucha jurisprudencia al respecto con supuestos de diferente naturaleza para dictaminar quien es el culpable y bajo que circunstancias será responsable.

Por lo general, la caída del árbol sin causa aparente (tormentas, vendavales) implica que este se encontraba en mal estado, pero deberá demostrarse esta relación de causa efecto y acreditar su conexión a través de mecanismos probatorios y medios de prueba validos, hablamos de informes y dictámenes periciales, que podrán ser contradichos por ambas partes.

Zona de no transito

Como propietarios, deberemos utilizar señales visuales o instalar una barrera física, con el fin de impedir el libre transito de personas bajo un árbol que amenaza caerse, o dentro de una zona de trabajo en la que estemos realizando actuaciones. Este procedimiento, puede acarrearnos una disminución en la responsabilidad.

La concurrencia de culpas, se da cuando la persona perjudicada se coloca en situación de riesgo, no atendiendo a las señales que hemos colocado para advertir del peligro, lo que supondrá una rebaja de la indemnización por el daño causado.

Zona de no transito

Como propietarios, deberemos utilizar señales visuales o instalar una barrera física, con el fin de impedir el libre transito de personas bajo un árbol que amenaza caerse, o dentro de una zona de trabajo en la que estemos realizando actuaciones. Este procedimiento, puede acarrearnos una disminución en la responsabilidad.

La concurrencia de culpas, se da cuando la persona perjudicada se coloca en situación de riesgo, no atendiendo a las señales que hemos colocado para advertir del peligro, lo que supondrá una rebaja de la indemnización por el daño causado.

apeo-de-árbol

Noticias | Últimos trabajos

Noticias | últimos trabajos