Recorte-de-ciprés-común

Cupressus Sempervirens

El ciprés común es una especie arbórea con gran valor ornamental. Pertenece al grupo de plantas leñosas llamadas coníferas.

Con un crecimiento anual medio de entre 1/1.5 metros y un aumento de perímetro de copa de 2 centímetros por año, el Cupressus Sempervirens conocido comúnmente como ciprés del mediterráneo, ciprés italiano o ciprés de los cementerios es un árbol con un desarrollo rápido.

Árbol longevo caracterizado por tener un porte columnar con el que podemos llegar a alcanzar una altura de 35 o 40 metros.

Algunas de las especies mas conocidas dentro del genero son, Cupressus Arizonica, Cupressus lusitanica, Cupressus macrocarpa y también de origen artificial, el conocido Cupressus Leylandii.

Tipos de poda

Existen diferentes técnicas de poda para aplicar sobre los ejemplares leñosos.

La poda de limpieza

Puede realizarse con regularidad, es bien tolerada por algunas especies de cupressus, caso de la variedad leylandii. Se eliminan ramas secas, rotas, enfermas o débiles.

La poda de formación

Para asegurar una buena estructura de copa cuando se alcanza el desarrollo adulto, este tipo de corte es muy utilizado en la formación de setos.

La poda de mantenimiento

Con los cortes de la poda de mantenimiento, preservamos la forma deseada.

La poda de rejuvenecimiento

Este tipo de poda drástica aplicada a finales de invierno durante la parada vegetativa sirve para regenerar ejemplares leñosos y envejecidos, este método podemos ejecutarlo por ejemplo sobre las thujas que son coníferas de la familia de los cipreses y que tiene la capacidad de regenerarse desde la madera vieja.

Recorte-de-conifera

La poda de coníferas

La empresa de jardinería debe tener en cuenta una serie de factores a la hora de realizar los trabajos de poda.

El estado y la vitalidad en la que se encuentra el ejemplar, la etapa de desarrollo, el tipo de crecimiento, la ramificación, el numero de ejes, la capacidad de compartimentación, la época del año o la floración entre otros.

Un gran numero de coníferas tienen crecimiento monopodial entre ellos el ciprés común, esto significa que tienen una fuerte dominancia del ápice con una estructura de tronco principal y ramas laterales.

La dominancia apical tiene una conexión hormonal en la que el brote principal en crecimiento activo impide el desarrollo de los brotes laterales.

En los casos de conífera con crecimiento monopólico, debe evitarse el corte de su ápice, ya que con este tipo de poda se pierde la conicidad que caracteriza a estos ejemplares.

Debemos procurar que aquellas coníferas que portan ramas desde la base de su tronco no pierdan su forma natural, esto se consigue evitando en la medida de lo posible cortar las ramas inferiores.

Las coníferas protegen mejor que las frondosas las heridas causadas por los cortes de poda, esto lo consiguen a través de la resina, que es utilizada por el árbol de forma natural a modo de defensa recubriendo cualquier lesión.

Como podar un seto de coníferas

El ciprés junto con otras especies de coníferas es comúnmente utilizado para la formación de setos.

Como norma general al recortar un seto de coníferas deberemos de dejar las ramas con yemas verdes, ya que este tipo de leñosas no suele producir con facilidad brotes nuevo sobre madera vieja.

No es aconsejable plantar un seto de coníferas junto a una pradera de césped o cualquier otro cultivo que demande un aporte de agua elevado, la mayoría de coníferas no precisan de un riego abundante y su exceso puede resultar contraproducente.

Los setos formados por coníferas (Leylandii, Ciprés, Thuja, etc) no se desmochan hasta que alcanzan la altura total que deseamos para nuestro seto, después exigen una media de dos intervenciones anuales de poda de mantenimiento.

Etiquetas: