Jardín de bajo mantenimiento

Jardín de bajo mantenimiento

 

Jardín de bajo mantenimiento

 

Conseguir un jardín de bajo mantenimiento requiere de una buena planificación, un buen diseño de plantación y reducir al máximo el consumo de agua y las horas de trabajo que debemos dedicarle, aunque tenemos que entender que no existe un jardín con un mantenimiento cero.  

 

El Terreno

 

Cuando vamos a construir un jardín de bajo mantenimiento, tenemos que empezar por la base, el terreno es el medio en el que crecen las plantas, la base de todo el funcionamiento del jardín. El suelo tiene que ofrecer soporte, humedad y nutrientes en su justa medida, dejar el suelo desnudo puede acarrear algunos problemas, en la época de lluvias, se puede deteriorar y perder nutrientes, esto se puede evitar cubriendo el terreno.

En un proyecto de jardín sostenible , cubrir el suelo desnudo con una capa protectora de un grosor que puede variar entre 5 y 15 cm, es primordial, este aporte puede ser de tipo orgánico, a base de cortezas, acículas de pino, cáscaras de almendra y paja o de tipo inorgánico, cuando se emplea gravilla, marmolina, tierra volcánica o algún otro material artificial, además, el efecto de estos materiales es muy beneficioso para las plantas.

Otra forma de proteger y abonar la superficie de nuestro jardín, es mediante el acolchado, este aporta muchos beneficios y nos ofrece un jardín sostenible , evita que el agua se evapore, reteniendo la humedad del suelo, regula la temperatura y protege las raíces del frío excesivo, evita la erosión, impide el crecimiento de especies no deseadas, enriquece la tierra según se va descomponiendo y también puede tener una función estética.

En este vídeo, se realizan una serie de trabajos sobre un terreno ya ajardinado, la finalidad es transformar parte de la superficie de cultivo, y conseguir un menor consumo de agua.

 

 

 

 

Las plantas

 

Debemos atender al clima de la zona y actuar en consecuencia para realizar la elección de los vegetales, conocer características y atributos de plantas elegidas nos ayudara a no cometer errores.

En su mayoría las plantas utilizadas en un jardín de bajo mantenimiento son aquellas de crecimiento lento y que resisten la sequía.

Plantas crasas o suculentas, son resistentes y fáciles de cuidar, sus tallos y hojas almacenan agua que les ayuda a superar temporadas prolongadas de sequía.

No solo en espacios pequeños podemos utilizar la planta artificial, existen fabricantes que diseñan arboles y arbustos artificiales resistentes a los rayos ultravioleta y pueden ser instalados en espacios exteriores.

Si no dispones de tiempo suficiente puedes contar con la ayuda de Jardinería profesional sierra de Madrid S.L. para proyectar tu jardín de bajo mantenimiento.

 

 

jardín sostenible